La prueba digital en el proceso penal

26 Sep, 2022 | 0 Comentarios

La prueba digital en el proceso penal - Gran Vía Abogados Digitales

Te explicamos las características de la prueba digital y los factores que afectan a su validez

En la actualidad, el continuo desarrollo de las nuevas tecnologías y la implantación de medios digitales en nuestro ámbito laboral y personal, ha provocado el aumento de la prueba digital como prueba documental en un proceso penal.

Sin embargo, el hecho de que cada vez sea más común, no quiere decir que vayan a ser admitidas por el juez o el tribunal en todos los casos. De hecho, la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECRIM), aún no recoge una regulación expresa relacionada con las pruebas digitales.

Este tipo de pruebas también cobran importancia en delitos informáticos como la suplantación de identidad en Internet, el ciberacoso o el phishing. Por eso, es esencial que las víctimas conozcan sus peculiaridades, para que en un momento dado sean capaces de recopilar pruebas válidas que acrediten su autenticidad e integridad. La validez de estas dependerá de una serie de factores que explicaremos a continuación.

¿Qué es una prueba digital?

Según el diccionario español jurídico, «prueba» significa: actuación procesal de parte, a través de los medios regulados en la norma procesal, por la que intenta acreditar los hechos que invoca como fundamentos de su pretensión, con el propósito de acreditar al tribunal su certeza probatoria.

El portal AyudaLOPD, define prueba digital o evidencia digital de la siguiente manera: «toda información digital empleada por las partes para afirmar la realidad de un hecho durante el proceso judicial».

En definitiva, cuando hablamos de una prueba digital nos referimos a la información que ha sido producida, almacenada o transmitida a través de medios digitales. Por ejemplo, WhatsApp, Instagram, correo electrónico, etc.

Pero hemos debemos tener en cuenta que la información digital no es inteligible para todas las personas. Cualquier usuario puede interpretar la representación visual de una prueba, pero no la estructura y forma en la que se crea y almacena la información. De ahí la importancia de los peritos informáticos a la hora de acreditar la autenticidad de una prueba digital en el proceso penal.

¿Cuáles son sus características diferenciales?

Al margen de la breve descripción que hemos realizado sobre el término, es necesario resaltar una serie de características que deben ser tenidas en cuenta en relación a este tipo de prueba.

Las diferencias más notables entre los medios de prueba tradicionales y la prueba digital, tienen mucho que ver con las siguientes cuatro características:

  1. Duplicable. Las pruebas generadas dentro del ámbito digital presentan un problema importante: la distinción de la originalidad. Como bien sabes, el formato digital de un archivo te permite duplicarlo tantas veces como desees.
  2. Intangible. Este tipo de pruebas no se pueden apreciar a través de los sentidos, sino que requieren una serie de procesos informáticos y el uso de ciertos dispositivos electrónicos para poder observarlas.
  3. Volátil. La intangibilidad y la posibilidad de duplicar estas pruebas, deriva en un nuevo problema que debes considerar: la volatilidad. Las herramientas que se utilizan para su creación, envío, almacenamiento y reproducción permiten a cualquier usuario manipular, modificar o alterar la prueba.
  4. Deleble. Las pruebas digitales se pueden destruir de forma muy sencilla, en la mayoría de casos sin la necesidad de destruir los soportes que las contienen.

La prueba digital en el proceso penal - Gran Vía Abogados Digitales

Las fases en el proceso judicial

La prueba digital debe pasar por tres fases, ya sea durante un proceso penal, civil, laboral o administrativo.

En primer lugar, nos encontramos con la obtención de la prueba. Es decir, la recopilación de la información producida, almacenada o trasmitida a través de medios digitales. En cualquier caso, la obtención ha de producirse de forma lícita y sin perjuicio de los derechos fundamentales u otras normativas aplicables.

Seguidamente, se llevará a cabo la incorporación de la prueba digital al proceso judicial, con el objetivo de acreditar los hechos que se quieren probar. Debe cumplir los requisitos que exigen las leyes procesales, como es la pertinencia y necesidad respecto a los hechos objeto de la causa, la licitud de la prueba, …

En tercer lugar, se realizará la valoración de la prueba digital por parte del tribunal o juez competente.

¿Cómo puedes evitar los problemas asociados a la prueba digital?

Como bien habrás visto, las pruebas digitales presentan algunos problemas debido a su naturaleza y la falta de regulación. Si bien es cierto que pueden ser admitidas como medio probatorio en cualquiera de los siguientes supuestos:

  • Cuando la otra parte reconozca la autenticidad de la misma
  • Si la otra parte no impugna la prueba presentada
  • Al cotejar la realidad de la prueba con otro terminal implicado, para el caso de mensajes o conversaciones en medios digitales
  • Si se practica una prueba pericial, acreditando la autenticidad, integridad, fecha, cadena de custodia y documentabilidad de la prueba digital.

En cualquier caso, desde Gran Vía Abogados Digitales consideramos de absoluta necesidad que se apruebe, dentro de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, una regulación autónoma sobre la prueba digital.

Suscríbete al blog gratis para estar informado sobre legalidad en Internet y síguenos en redes sociales:

Facebook

Twitter

Instagram

TikTok

Miguel López Ríos

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + 15 =

También te puede interesar…

Pin It on Pinterest